miércoles, 1 de julio de 2009

Noche


Una noche aciaga me fue dando a conocer.
La risa de los dioses tramposos,
Sus mofas y las caricias de los inmortales
Y desde ese entonces me asechan pesadillas por las oscuridades
Que renunciare,
Descreyendo toda fantasía nocturna
Que conspire mi mente por la noche
Y sin reproches iré olvidando
Esperanzas lejanas que seguiré soñando
Con un destino de promesas viejas y olvidadas
Para no perder este viaje que puede un día terminarse.

2 comentarios:

  1. Que bien Iris! Espero hayas pasado por mi blog vos también.
    Pongámosnos en contacto.!

    ResponderEliminar
  2. Una noche puede dar a conocer lo que tal vez no soportemos conocer...

    Amiga... es bello sabes que escribis aun, es un cable a tierra que permite dispersar todo aquello que sabemos que tenemos encubierto y no podemos liberar...


    Te adoro como a una hermana.

    besos.

    ResponderEliminar